¿Por qué estoy durmiendo tanto?

Quien soy
Aina Martin
@ainamartin
Autor y referencias
¿Por qué estoy durmiendo tanto?



¿Por qué estoy durmiendo tanto? ¿Conoces ese cliché que dice que todo exceso es malo? Lo escuchaste de tu abuela, tu tía o tu madre. Y estaban bien. Cualquier cosa en exceso es realmente mala, incluso dormir. Sí, dormir demasiado es malo. Pero tranquilo, como (casi) todo en la vida, hay una explicación.



Vivimos en una época que ha sido definida por los expertos como la “pandemia del insomnio” o la “romantización del poco sueño”. De hecho, miremos donde miremos encontramos discursos de los llamados gurús de la productividad que dicen que “para tener éxito, tienes que ser el último en dormir y el primero en despertar”.


Esto no es cierto. Pero así como dormir muy poco es malo para la salud, también lo es dormir demasiado. La diferencia es que la primera suele ser una elección o una imposición social. El segundo núm. Y aquí es donde hay que tener cuidado.


 

¿Cuántas horas al día necesita dormir una persona?

Para saber qué significa dormir demasiado, primero debemos entender qué se considera el número adecuado de horas para dormir. Y para eso no hay una respuesta concreta ni un consenso médico.

La cantidad de horas ideales de sueño oscila entre siete y nueve horas para un adulto sano, pero más que tiempo, también se debe considerar la calidad.

Dormir no es solo una cuestión de horas, sino también de calidad y regularidad para que te sientas descansado al despertar, explica el sitio web del Departamento de Salud de EE. UU.

Las horas de sueño, de hecho, son un asunto muy personal. No se pueden comparar las necesidades de un deportista profesional con las de alguien que trabaja en una oficina, por ejemplo. Lo que no quiere decir que no exista el "dormir poco" o el "dormir mucho".

Si a menudo duermes menos de seis horas o más de nueve horas, es hora de prestar un poco más de atención a tu sueño. Dependiendo del caso, debe considerar consultar a un médico.

 

Por qué duermo mucho: una señal de que algo anda mal con tu salud

El sueño prolongado de vez en cuando puede considerarse normal. Después de un día demasiado agotador o cuando estamos muy estresados, dormir un poco más ayuda a mantener el cuerpo y la cabeza sanos.


Nadie quiere que te levantes a las 7 a. m. un domingo después de salir un sábado por la noche (si ya te acostaste a las 7 a. m.). Solo hay que tener cuidado con el jet lag social.


Por lo tanto, es necesario identificar si el sueño excesivo y la somnolencia diurna son constantes o puntuales, cuáles son los síntomas y su intensidad. Algunas de las preguntas que un médico puede hacer para referir el diagnóstico son:

 

¿Cuánto tiempo ha estado sintiéndose somnoliento y/o durmiendo mucho?

¿Alguna vez se ha quedado dormido en momentos inconvenientes, como durante una reunión?

¿A qué hora te acuestas y a qué hora te despiertas?

Entre otros.

Además, también es necesario identificar las causas de este exceso de sueño, si es consecuencia de otro problema de salud o una causa primaria.

 

Causas secundarias del sueño excesivo

En muchos casos, dormir demasiado no es el problema en sí, sino un síntoma de que algo más grande no está bien.

 

Algunas de las causas secundarias del sueño incontable son:

 

  • Depresión - Un cambio importante en los patrones de sueño es uno de los síntomas más comunes de la depresión. Algunas personas sufren mucho de insomnio mientras que otras duermen demasiado y sienten un letargo incontrolable.

  • Lesiones – ¿Sabías que el 70% de las personas que han sufrido una lesión cerebral empiezan a experimentar alteraciones del sueño?

  • Resfriado y gripe - ¿Has notado que cuando estamos enfermos tendemos a quedarnos dormidos? Es un mecanismo de defensa del organismo, ya que es durante el sueño que reforzamos la inmunidad tanto para la prevención como para combatir infecciones que ya tenemos. Los que duermen poco tienen más probabilidades de contraer la gripe.

  • reacción a la droga - Los relajantes musculares, los antialérgicos, los antieméticos y los antivértigo son algunos de los medicamentos que pueden afectar temporalmente su sueño y causar noches más largas.

 



Las principales causas del exceso de sueño

Otras veces, sin embargo, dormir demasiado es la raíz del problema y no una reacción a algún otro factor. Esto se llama hipersomnia primaria.

Las hipersomnias son diferentes trastornos del sueño en los que una persona duerme más de lo que se considera suficiente y puede sentirse muy somnolienta durante el día, lo que puede interferir con su rutina.

 

Las hipersomnias primarias son:

 

  • Síndrome de Kleine-Levin. , un trastorno neuropsiquiátrico que afecta principalmente a hombres jóvenes y se caracteriza por hipersomnolencia, megafagia y cambios de comportamiento. Las personas con Kleine-Levin, comúnmente conocido como "síndrome de la bella durmiente", pueden dormir de 16 a 22 horas durante un máximo de 14 días seguidos. Los episodios pueden ocurrir varias veces al año, pero tienden a disminuir e incluso desaparecer con el tiempo.

  • Narcolepsia , una enfermedad neurológica crónica que se manifiesta cuando el paciente está despierto, a diferencia de otros trastornos del sueño. Su principal característica es una somnolencia diurna muy fuerte, que en algunos casos hace que la persona acabe durmiendo en situaciones cotidianas y en ocasiones potencialmente peligrosas.

  • Hipersomnia idiopática, un trastorno neurológico crónico marcado por una necesidad constante de dormir que no se resuelve ni siquiera con una buena noche de sueño. Incluso durmiendo bien e incluso durmiendo la siesta, la persona no se siente descansada.

En los tres casos, el diagnóstico debe realizarlo un médico especialista en sueño.

 

Las consecuencias de dormir demasiado

Ya sea por hipersomnia primaria o secundaria, dormir demasiado puede afectar la salud y la rutina, empezando por las horas “perdidas”.

Desde un punto de vista cognitivo, también hay varias consecuencias: dificultades de atención y concentración; problemas de memoria, capacidad de planificación y coordinación motora; y mayor dificultad para controlar los impulsos, entre otros.

Dormir demasiado también puede causar episodios de ansiedad y fatiga, que incluso pueden parecer contradictorios, después de todo, se supone que la persona está "bien descansada". Esto no es cierto.

Algunos de los otros problemas potenciales con la somnolencia excesiva son exactamente los mismos que pueden presentar las personas que duermen poco, como dolores de cabeza, dificultad para mantener el peso y comer de manera saludable, mayor riesgo de diabetes y esperanza de vida, incluso más corta.

Esta “coincidencia” es una prueba más de que el sueño no se trata solo de la duración, sino también de la calidad y la regularidad en igual medida.

Por eso, si dormir mucho es una reincidencia en tu rutina, habla con tu médico de confianza o busca un especialista del sueño.

Añade un comentario de ¿Por qué estoy durmiendo tanto?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.